La gran cantidad de esfuerzos que se están invirtiendo en la construcción de los Espacios Europeos de Educación e Investigación, y en el establecimiento de puentes entre ambos, al objeto de construir la “Sociedad del Conocimiento” que sirva de motor a una Economía Sostenible, orientada a conseguir altas cotas de bienestar para la población europea, nos obliga a pensar y actuar en muy diferentes ámbitos.

En este contexto de cambios en el que está inmerso el conjunto de la sociedad, el mundo rural se ve afectado de una forma particularmente intensa. En las últimas décadas, los territorios rurales se están viendo sometidos a numerosas y profundas transformaciones relacionadas, entre otros factores, por una parte, con el propio papel de la agricultura, de los agricultores y de las diferentes instituciones, las relaciones entre el mundo rural y el urbano y su impacto en la cohesión social y territorial, de la otra, por la importancia del medio ambiente, la cadena de valor, la seguridad alimentaria, y otros, junto con los procesos de diversificación y las nuevas demandas de productos agrarios y sus transformados, y todo ello en unos años de importantes avances tecnológicos.

Podemos decir que esta situación es compartida por muchas áreas del mundo, lo que refuerza la necesidad de potenciar la función docente de la I+D+i y la formación de investigadores que puedan aportar el conocimiento necesario para enfrentar los retos que tiene planteado el mundo rural, además del dominio de especialidades concretas, y que sean capaces de comprender, utilizar y generar conocimientos sistémicos e integrados en el ámbito de la ingeniería agraria, alimentaria, forestal, y del desarrollo rural sostenible. Este hecho se hace cada vez más patente y son más necesarias las aproximaciones transversales, la multidisciplinariedad y la complejidad como paradigma.

La experiencia de años en la formación doctoral, de un importante núcleo de profesores/investigadores de la Universidad de Córdoba y de la Universidad de Sevilla, en colaboración con investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía y de profesores/investigadores de otras partes del mundo, nos hace conscientes de la importancia de que los nuevos doctores tengan la oportunidad de formarse en un entorno multidisciplinar y sistémico, máxime cuando su labor profesional, sea en el ámbito privado o en el público, obligadamente se va a desarrollar en este contexto.

Esta percepción se ha compartido y complementado con la opinión de numerosos empresarios que necesitan incorporar, en sus empresas y en sus departamentos de investigación y desarrollo, a profesionales con la más alta calificación; por lo que demandan un sistema de formación de investigadores en la modalidad de dedicación a tiempo parcial, compartiendo recursos y espacios propios con las instituciones públicas. Aspecto que consideramos esencial para contribuir a la formación del espíritu emprendedor de los nuevos doctores, en un escenario necesitado más que nunca de nuevas empresas que aprovechen y exploten el desarrollo científico-técnico en el campo de la Ingeniería Agroalimentaria, Forestal y del Desarrollo Rural.

Todo ello ha motivado que un importante número de Departamentos de las Universidades de Córdoba y de Sevilla, dos centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas –CSIC- (el Instituto de Agricultura Sostenible- IAS y el Instituto de Estudios Sociales Avanzados-IESA) y el Instituto Andaluz de Investigación Formación Agraria y Pesquera, con la colaboración de investigadores y empresarios, hayan promovido, al amparo del RD 99/2011 el Programa de Doctorado en Ingeniería Agraria, Alimentaria, Forestal y del Desarrollo Rural Sostenible, cuyo acrónimo será INGEVERDE y que responde al reto de dar una respuesta a la formación de doctores en el ámbito de las "Ingenierías Verdes". Este programa pretende retomar y ampliar la labor comenzada con el Programa de Doctorado “Ciencias y Tecnologías, Agrarias, Alimentarias, de los Recursos Naturales y del Desarrollo Rural”, regulado por el RD 778/1998, que comenzó su andadura en el curso 2004/2005, obtuvo la mención de calidad en el año 2008 y que está vigente, aunque en proceso de extinción. El nuevo programa, cuya verificación se solicita en este documento, pretende retomar la visión integradora de aquél, reuniendo a investigadores y departamentos que, tras su entrada en extinción, obligada por el cambio en la ordenación de las enseñanzas universitarias recogidas en el Real Decreto 1393/2007, se orientaron a los Programas de Posgrado “Ingeniería de Plantas Agroindustriales”, “Desarrollo Rural“ y “Biociencias y Ciencias Agroalimentarias”, y realizar una nueva oferta conjunta, complementada con alianzas nacionales e internacionales, que permitan una visión acorde con la construcción de los Espacios Europeos de Educación e Investigación

Objetivos

En definitiva, este programa de doctorado tiene como objetivo dar respuesta a las siguientes demandas detectadas en nuestro entorno profesional y académico:

  • Responder a una demanda implícita y explicita de doctores en ingeniería agraria, alimentaria, forestal y del desarrollo rural, por disponer de una oferta formativa del más alto nivel, en un entorno transversal, multidisciplinar y sistémico.
  • Propiciar la formación en conocimientos teóricos, prácticos, habilidades y competencias, relativos a la ingeniería agraria, alimentaria, forestal y del desarrollo rural sostenible, capacitando a los doctorandos para diseñar y participar como investigadores en proyectos de I+D+i y contribuir al progresos de la ciencia, la técnica y los procesos de innovación, con especial atención a las actitudes, habilidades directivas y capacidades que mejoren su preparación y formación para relacionarse e incorporase al mundo empresarial y, en especial, su actitud emprendedora.
  • Aunar recursos humanos y materiales de diferentes departamentos e instituciones, aumentando su eficiencia y potenciando sus sinergias, para avanzar en los aspectos técnicos y científicos más relevantes de una nueva agricultura y de un nuevo mundo rural.
  • Aprovechar la experiencia de numerosos grupos de docentes e investigadores en la formación de doctores para avanzar en la construcción de los nuevos Espacios Europeos de Educación y de Investigación y, muy particularmente, en lo referente a la formación de tercer ciclo en el ámbito de la ingeniería agraria, alimentaria, forestal y del desarrollo rural.
  • Construir un espacio de formación e investigación con una alta “capacidad combinatoria” con las diferentes iniciativas de formación de postgrado dentro y fuera de España, potenciando el trabajo en red y generar un programa de calidad, con gran atractivo para doctorandos de un amplio espectro de países.
  • Potenciar la integración de los periodos de formación, investigación y la realización de los trabajos de investigación conducentes a la realización de la tesis doctoral y mejorar los ratios de alumnos matriculados y tesis doctorales defendidas.
  • Consolidar una matrícula anual entre 30 y 40 estudiantes, procedentes de diversos países, universidades, centros de investigación y empresas, que permita aprovechar el potencial de aprendizaje y de experiencias entre los mismos estudiantes, así como alcanzar un umbral suficiente que justifiquen el diseño y realización de itinerarios formativos que necesitan un alto esfuerzo institucional y personal.
  • Acercar la investigación y la formación de doctores a las necesidades del presente y del futuro de las empresas para mejorar su competitividad.
  • La necesidad de explorar itinerarios de formación en investigación que permita dar respuesta a la demanda de “formación permanente” posibilitando hacerlo con distintos niveles de dedicación: tiempo completo o parcial y potenciando las colaboraciones entre instituciones públicas y empresas.

Relacionados